viernes, 15 de abril de 2011

Nubes espesas

Tengo demasiadas dudas. Podría vender cada duda por un céntimo y hacerme rica.
Pero cuando mis preocupaciones llegan a un máximo, surge otra duda: ¿Qué hay de malo en dudar? De hecho sin las indecisiones, no habría decisiones, la vida solo seria une esquema a seguir hasta morir.
Aunque también están las famosas influencias. Aquellos iluminados que creen tener el poder de decidir por ti, y te someten a presión, ¿nunca pensaron en dedicarse a aconsejar matrimonios rotos? De veras, están muy buscados porqué nadie sabe que hacer.
Y es que dudamos cada segundo, por la sencilla razón de que desconocemos el futuro, y a pesar de que no nos lo parezca, decidir hacer “b” puede llevarnos a otro lugar totalmente distinto al de la opción “a”.

...Supongo que la solución es no tomar las dudas como problemas...



Photobucket

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Guau, el texto es desgarrador. ¿Quién no sería humano sin la cabeza llena de dudas? Forma parte de nuestro día a día. De esas dudas y su posterior decisión, vienen los errores y los aciertos, y de los errores, el aprendizaje. Así que por muchas dudas que tengamos, siempre será positivo, porque forma parte de nuestro camino;)

    besos

    ResponderEliminar
  3. Esa es la solución.
    No tomarlos como "problemas" y ser fuerte!

    xoxo

    ResponderEliminar
  4. me encanta lo que dices! las dudas hacen que la vida sea lo que es!
    http://mrsce.blogspot.com/

    ResponderEliminar